Comienzo con una reflexión sobre las cargas a las que todos estamos sometidos en nuestra vida:

Las cargas. Muchas veces soportas cargas que tienes tan inmersas en ti que te cuesta separarlas de tu persona.

Llevas una vida con mucho estrés( las tareas del hogar, el trabajo, la cocina, etc,.). Asumes la responsabilidad de coordinar todas estas tareas de un modo robótico impidiéndote disfrutar del día, la tarde o el momento libre que tienes.

Te exiges más para tenerlo todo perfecto, controlado y en su sitio justo. Te olvidas de pedir ayuda a tu pareja, compañero o familiar y te cargas excesivamente sin razón justificada.

Sientes que como tú nadie lo va a hacer, con tanta perfección y tu nivel de exigencia llega a asfixiarte.

Reflexiona sobre tus exigencias:

Date permiso amorosamente para mimarte. Por ejemplo:

  • Date caprichos como comer tu comida favorita
  • Dedicar una hora a leer tu libro preferido
  • Ir al gimnasio o llamar a ese amigo que te comprende

La simple repetición de frases como las siguientes es sanador:

  • Me doy permiso para descansar un par de horas
  • Me permito disponer de esta tarde para disfrutar de mis amigos
  • O ahora elijo disfrutar en el parque con mis hijos

Estas frases te aportan un respiro. Te regalan una libertad que tú te estás negando.¡Permítete ser feliz, tú tienes la llave de tu felicidad!

Muchas veces nos lamentamos de estar sumamente agobiados o echamos las culpas al otro de no tener ayuda en las diversas tareas de diario.

¿Pero realmente te apetece esa ayuda?

Si miras en tu interior, es posible que te estés boicoteando e impidiéndote tener ese espacio para ti.Si miras en tu interior, es posible que te estés boicoteando e impidiéndote tener ese espacio para ti.

¿Lo ves?

La trampa te la pones tú, tú te boicoteas y te impides ser feliz.Deseo que estas reflexiones te ayuden a eliminar las barreras que te impiden ser feliz.

¿Por qué se  suceden en tu vida problema tras problema? Cuando parece que todo marcha bien, de repente aparece un problema. Sientes que es algo continuo en tu vida y no logras salir de este círculo reiterativo de conflictos.

Una primera pregunta a plantearse sería: ¿Son siempre los mismos problemas; es decir, generalmente tienen un mismo denominador en común como problemas de pareja, laborales u otros? En este caso, siento que es muy importante conectar con una frase muy simple y de gran luz: “A lo que te resistes, persiste”.

Si un problema acude a tu vida, éste viene a ofrecerte la oportunidad de realizar un aprendizaje. Por ejemplo: Eres tímido y llevas años en el mismo puesto de trabajo. Tienes grandes iniciativas pero por timidez y comodidad te resistes a llevarlas a cabo. De pronto una mañana acudes al trabajo y tu jefe te traslada la noticia de que prescinde de tus servicios. ¡Estás despedido!.

Vives esa situación trágicamente porque tu economía familiar requiere bastantes ingresos y no puedes permitirte permanecer mucho tiempo sin trabajo. La situación de desempleo te atormenta tanto que sacas tus fuerzas y te lanzas a poner en marcha el proyecto de tus sueños: crear tu propia empresa.

Con trabajo, dedicación y mucha pasión logras disponer de un modo de vida estable, cómodo y con generosos ingresos económicos.

Si reflexionas profundamente, quizás puedas  tomar consciencia de que la vida te ha ofrecido una oportunidad fantástica para brillar con luz propia.  Has vivido 1 doloroso despido laboral; pero ésta situación frustrante te ha permitido sacar todo tu potencial para llevar a cabo ese soñado proyecto. Si no hubiese vivido una situación límite, hoy no hubieras puesto en marcha el proyecto que tanto deseabas.

¿Lo ves? La vida está llena de oportunidades.

   

REFLEXIONEMOS:

Cada situación que vives, te invita a un aprendizaje:

  • Si lo integras: evolucionas
  • Si te resistes: el aprendizaje se repetirá hasta que lo aceptes
  • Si lo niegas: el aprendizaje se mostrará cada vez más intensificado para ayudarte a despertar de tu letargo y evolucionar.

Cada persona tiene libre albedrío. Es decir, indistintamente de que sea más adecuado realizar la acción A, puede elegir realizar la acción B porque es su elección.

Dado que en la vida tenemos unos cometidos previstos para crecer interiormente, se propicia que se den los aprendizajes perfectos para invitarte a evolucionar. Es decir, nada de lo que te sucede es casual.

Te han llamado hoy dos conocidos o amigos y ambos han tenido problemas en su relación de pareja. ¿Qué te quiere decir esta casualidad? Escucha tu corazón: ¿Quizás no estás valorando adecuadamente las cualidades de tu pareja? ¿Necesitas  escuchar otras realidades de pareja para tomar consciencia de que eres demasiado exigente con la tuya?

Todo sucede por alguna causa. Aprende a escuchar las sincronicidades  y busca en ellas lo que resuena con tu interior.

Veamos un ejemplo de sincronicidad:

Deseas comprarte un coche nuevo porque llevas bastante tiempo en paro. Acabas de encontrar un nuevo empleo y necesitas el vehículo como medio de transporte al trabajo.

Te diriges a informarte a varios concesionarios de vehículos y te ponen ciertos impedimentos en la financiación del nuevo vehículo.

Tus familiares te comentan que sería más adecuado que compraras un vehículo de segunda mano porque tu contrato laboral es temporal. Te sugieren que optes por esa vía de menor gasto ante la probabilidad de que no te renueven tu contrato actual de trabajo.

Tú persistes en tu propósito de comprar el coche nuevo a pesar de las señales recibidas. Puedes elegir no escuchar las señales dado que tienes el libre albedrío.

Entonces accedes a financiar el vehículo nuevo y a los seis meses finaliza tu contrato y quedas de nuevo en paro laboral.

Has eludido transitar el aprendizaje y ahora de nuevo vuelves a repetir paro laboral con una situación económica más preocupante que la que tenías hace seis meses.

Por ello, es importante reflexionar sobre los aprendizajes que trascendemos y escucharlos atentamente.

 

¿Cómo puedes saber que estás viviendo un aprendizaje?

 Estás expuesto a aprendizajes en cada momento de la vida. De hecho la vida es un continuo ciclo de aprendizajes. Pero expresamente hay 1 detonante que te ayuda a identificar que vives un aprendizaje.

Cuando te chirría una experiencia que llega a tu vida. Por ejemplo, tu hijo se empareja y su  nueva pareja trae 2 hijos de otro matrimonio. Esta situación te avergüenza, no te parece la pareja apropiada para tu hijo por la carga familiar que trae. Por ello intentas  hacer ver a tu hijo que esa pareja no le interesa.

Esto demuestra que dentro de ti hay 1 conflicto. Existe una guerra:

  • 1 parte te dice que quieres a tu hijo y deseas que sea feliz
  • El otro contrincante te dice que tu hijo no puede ser feliz con una pareja que tiene hijos que no son hijos biológicos de él.

Todo conflicto produce un desgaste, éste baja tu vibración energética; o sea,  tu estado de ánimo decae.

La señal de alarma es que necesitas aprender  algo de esta situación, porque te saca de tu centro.

Ante estas situaciones, es importante abrirse a experimentar. Es una invitación a darse permiso para abrazar algo nuevo que te chirría. Pero esa apertura tuya poco a poco te va a dar paz y libertad.

Una de las técnicas que podemos aplicar ante situaciones a las que nos resistimos es el Ho, oponopono. El Ho, oponopono es un antiguo método de sanación procedente de  Hawai de resolución de problemas. Está basado en la reconciliación y el perdón.

Esta técnica nos dice que atraemos a nuestra vida una serie de problemas. No es casual que cada uno tengamos unos problemas diferentes.

El ho, oponopono permite borrar las memorias erróneas y poco a poco recuperar la paz interior y la armonía. Porque aunque nos cueste creerlo, la paz interior es el estado mental natural del ser humano.

La forma de comenzar a practicar Ho, oponopono es muy sencilla. Basta con repetir 4 simples frases. Asumes que en ese conflicto hay una parte de ti implicada y dirigiéndose al Universo, repites:

  • Lo siento
  • Perdóname REPETIR X 3 VECES
  • Te amo
  • Gracias

Esta es una técnica muy potente y aunque a priori pueda parecer simple y algo ñoña, pero al practicarla es muy efectiva y descubres el gran poder de estas frases.

La práctica del Ho, oponopono produce una transformación de la situación que te preocupa pero muy especialmente, te sanas y comienzas a sentir paz.

Deseo que estas reflexiones y el poder del Ho, oponopono hagan tu vida más feliz.