El Reiki es una terapia basada  en la transmisión de energía del universo o de otros entes superiores, según tus creencias.

Esta terapia se basa en la canalización de energía a través de la imposición de manos. Se puede realizar presencialmente o a distancia. Los efectos son los mismos.

¿Qué sucede en ti cuando recibes una sesión de Reiki?

Se armonizan todos tus centros energéticos o chakras. Por ello, al comienzo es habitual que sientas tranquilidad, paz, desconexión de tus pensamientos e incluso sueño.

No obstante, no hay que descartar que determinadas personas inmersas en crisis emocionales o afectadas por problemas de índole emocional puedan sentir náuseas, llanto, etc.

Esto sucede porque al armonizar los centros energéticos, se incita a fluir los bloqueos que residen en tu interior.

Sea cual sea lo que experimentes, es justo lo que necesitas en dicho momento y te va a resultar muy útil para sentirte en paz contigo mismo.

La continua práctica de la terapia Reiki ayuda considerablemente a tu bienestar emocional.

¿Qué cambios puedes experimentar con la práctica del Reiki?

  1. La toma de consciencia de que todos somos energía. Esto ayuda a ampliar la visión de que somos más que un cuerpo.
  2. El Reiki ayuda significativamente en el despertar de la consciencia. ¿Qué es esto?
  3. A medida que estamos más equilibrados emocionalmente, estamos con <los ojos más abiertos> a todo lo que acontece. Esto es, percibes con mayor intensidad el olor de las flores, el frescor del viento, la brisa del mar, el cariño de las personas. Es decir, afina tus percepciones permitiendo que disfrutes más de cada experiencia que vives.
  4. Tenemos identificadas necesidades básicas como la alimentación, respiración, descanso, etc. Justo al conectar contigo mismo gracias a la práctica del Reiki, comienzas a percibir necesidades de tu alma: paz interior, calma, armonía silencio, entre otros.

¿En qué consiste la práctica del Reiki a nivel presencial?

El paciente permanece tumbado boca arriba en una camilla en una postura cómoda. En un lugar donde haya silencio, una temperatura agradable.

Se le puede cubrir con una sábana o pequeña manta porque puede bajar la temperatura corporal del paciente al sumergirse en un estado de relax.

El terapeuta siguiendo un determinado ritual, ubica sus manos en determinadas posiciones del cuerpo del paciente.

Si el terapeuta tiene suma práctica, podrá percibir bloqueos, emociones e incluso molestias que el paciente tenga en su cuerpo físico.

El terapeuta debe ser riguroso y solo transmitir al paciente aquella información que le sea útil para él o ella.

La sesión de Reiki suele durar entre 45 y 60 minutos. Estas sesiones ayudan al paciente a mejorar aspectos de su vida por la toma de consciencia a la que es invitado en cada sesión.

Dado que somos todo lo que pensamos y sentimos, la terapia de Reiki aporta beneficios en el cuerpo físico. Eso sí, siempre como complemento al correspondiente tratamiento que la medicina determine al paciente.

Recomiendo mucho desde mi experiencia personal la práctica del Reiki porque es una terapia que te abre al autoconocimiento y te permite explorar otras herramientas que te dan un salto evolutivo importante.

Es una terapia ideal para iniciar tu autodescubrimiento por su sencilla aplicación, resultados inmediatos y grandes beneficios.

Los beneficios del Reiki son acumulativos. Se recomienda una sesión semanal y dependiendo de las necesidades de cada persona, es adecuado seguir al menos un bloque de 4-6 sesiones o más.

El Reiki ayuda a conciliar el sueño, te ayuda a introducirte en la meditación y es muy eficaz para relajarte.

¿En qué consiste el Reiki a distancia?

En este caso el terapeuta y paciente permanecen en sitios diferentes, pudiendo ser la distancia ilimitada. Esto es, un terapeuta puede realizar la sesión a una persona a miles de kilómetros de distancia.

En este caso, el terapeuta visualiza al paciente entre sus manos y comienza el ritual de sanación.

El terapeuta que envía energía a distancia, dispone de una formación en símbolos que ayudan a que esa energía Reiki rompa la barrera de la distancia.

Los beneficios y resultados son los mismos en el caso de una sesión presencial o a distancia.

El terapeuta conecta con el campo áurico del paciente y por ello, puede sentir las sensaciones y emociones de éste último.

La terapia Reiki se puede aplicar a personas, animales, situaciones, plantas o a cualquier problema que te preocupe.

El fundador de este sistema de armonización natural fue Mikao Usui. El Reiki es considerado como una terapia complementaria y alternativa.

Dentro del linaje que Mikao Usui dejó con el Reiki le siguieron: Chujiro Hyashi y Hawayo Takata. Todos ellos han propulsado esta terapia para que llegue al máximo número posible de personas.

Si deseáis indagar más sobre Reiki os sugiero la lectura de “Reiki Universal” de Johnny de Carly. En este libro podéis descubrir la historia completa del Reiki, conocer los símbolos que se utilizan en su aplicación y las diferentes posiciones de las manos.

Si ya conocéis el Reiki y  queréis investigar sobre nuevas técnicas para ampliar la utilidad del Reiki, os sugiero el libro “Reiki del arcoíris” de Walter Lübech.

Existen otros tipos de Reiki como:

  • Reiki Karuna: enfocado en la compasión y permite la conexión de guías espirituales muy elevados al acceder a un nivel de consciencia del amor mayor.
  • Reiki Kundalini: especializado en la auto curación

En cualquier caso, el sistema originario es el Reiki Usui.

Deseo que la técnica Reiki te ayude en tu proceso vital armonizando tus centros energéticos y en la búsqueda de tu ser.

Si deseas recibir una sesión de Reiki a distancia, ponte en contacto conmigo en la sección contacto de mi web: https://sergioamado.com/contacto/

Nos vemos pronto, hasta entonces: “Ámate, por favor”

Share This